Social Desktop – Desktop 2.0 – Social OS

Desde que vi por primera vez la plataforma de Facebook, me pareció que tenía un gran potencial. La idea de poder desarrollar aplicaciones que corrieran dentro de la infraestructura de una red social abría un nuevo mundo de posibilidades en el web 2.0. Podía suponer un cambio radical en cómo vemos y utilizamos la web, un paso más en la web como plataforma.
Tras estas primeras reflexiones, uno continúa planteándose cuál es el futuro de las redes sociales y de las “aplicaciones web sociales” (Facebook y después OpenSocial), y mi conclusión es que el futuro está en el “Social Desktop“, o ya que nos ponemos y uniéndolo a lo que se dice que será la futura web 3.0, el futuro es el “Social Semantic Desktop“.

Pero, ¿qué es exactamente esto del “Social Desktop”? 

O mejor empecemos por decir qué no es:

  1. No es un WebOS/Webdesk como los que han surgido en los últimos años. No es un clon del escritorio clásico hecho con tecnologías web. Aquí tenéis una completa relación de este tipo de escritorios: http://mashable.com/2007/08/22/web-os/. El gran problema de estas herramientas es cómo crear nuevas aplicaciones que se ejecuten dentro de estos sistemas operativos web. Algunos aportan soluciones muy interesantes de las que se puede aprender mucho, pero no cubren todas las necesidades.
  2. No es un agregador de estilo Netvibes, en el que puedes configurar y organizar todos los canales de información de tu interés: fuentes RSS, correo, fotos…
  3. La interfaz de usuario ofrecida no tiene porqué estar basada en tecnologías web puras (XHTML,Javascrit…). Se pueden combinar con las tecnologías necesarias para poder acceder a los recursos locales del sistema cliente en el que se ejecuta. Para conseguir esto hay varias vías, pero ahora mismo yo veo dos posibles caminos: un runtime como Adobe Air, o bien que los navegadores evolucionen y ofrezcan un entorno de ejecución de aplicaciones ricas que den acceso a los recursos del cliente como Mozilla Prism .

Algunas de las características del Social Desktop y de los problemas a los que dará solución:

  1. El carácter social del nuevo escritorio, permitirá gestionar una red de contactos con los que nos comunicaremos y compartiremos información. La forma que tenga nuestro escritorio no será únicamente la que nosotros decidamos, será algo moldeado por la red de contactos con los que colaboramos.
  2. Podremos organizar y categorizar los contactos, y mostrar un perfil personal diferente a cada categoría. Tendremos un perfil familiar, un perfil profesional…. pero gestionado desde un único punto.
  3. No tendremos que registrarnos e identificarnos en cada aplicación que utilicemos. Seremos nosotros los que aceptemos el uso de una aplicación y demos acceso a nuestra información personal y datos.
  4. Tendremos control sobre nuestros datos, aunque estos estén distribuidos en la red. Actualmente tenemos un control muy relativo sobre los datos/contenidos que generamos en las diferentes aplicaciones web 2.0. Aunque estas aplicaciones nos dejen gestionar los datos (correos, fotos, vídeos, documentos….) en muchos casos es complicado o imposible extraerlos de estos sistemas, mucho menos de una forma masiva, y mucho menos aún en formatos estándar que nos permitan llevarlos a otra aplicación equivalente. Una herramienta básica que ofrecerá el escritorio social, es un “explorador de archivos distribuidos” que dé acceso desde un único punto a toda la información del usuario (esté donde esté). Este punto es realmente complicado de conseguir, hay que definir o mejorar estándares y que estos sean adoptados por los creadores de plataformas y aplicaciones web sociales. En este sentido hay que hacer referencia a DataPortability.org.
  5. Las aplicaciones web sociales, como pasa en Facebook, correrán en cualquier punto de internet y se integrarán dentro de la plataforma social/sistema operativo social en el que tengamos nuestro escritorio. Estas aplicaciones aprovecharán los servicios de la plataforma para no imponer sus mecanismos particulares de registro, autenticación, almacén de datos, red de contactos….
  6. Las aplicaciones web sociales, sean del tipo que sean (desde un procesador de textos a un juego), aprovecharán las conexiones de la red social de la plataforma, y la red de contactos particular de cada usuario, convirtiéndose en comunidades de usuarios con el interés común que sea posible generar entorno al servicio que ofrece la aplicación.
  7. Las aplicaciones web sociales serán interoperables, podrán comunicarse entre ellas compartiendo servicios y datos.
  8. El escritorio social y las aplicaciones tendrán acceso a los recursos locales del dispositivo desde el que se accede (PC, móvil, consola…). Tendrán un acceso restringido, el que el usuario quiera darle en cada momento.
  9. Será posible utilizar el escritorio y algunas aplicaciones de forma offline. Con el tiempo desaparecerá el concepto de offline y todo será online.
  10. Y… como colofón (a desarrollar en otro post), unir la web semántica a este Social Desktop.

Pasará mucho tiempo antes de que lleguemos a tener un “Social Desktop” con el nivel de servicios descrito. Será algo progresivo, como es lógico en la web de la beta continua.  Facebook es, por el momento y en mi modesta opinión, la plataforma que está evolucionando de una forma más clara en esta dirección,  aunque no hay que perder de vista la evolución de OpenSocial y las capacidades de Google y otros grandes como MySpace.

Finalizo con una referencia a un post publicado en Mashable! (mi blog de culto), en el que se habla de lo que ha sido el primer año de vida de la plataforma Facebook y de su futuro (customizable social operating system): http://mashable.com/2008/05/24/facebook-platform-anniversary/